Ferrant, Ángel

(Madrid, 1890 – 1961)

Ángel Ferrant es una de las figuras clave en la renovación escultórica de la primera mitad del siglo XX en España. Procedente de una familia de clara vocación artística (su padre era el pintor Alejandro Ferrant y en su círculo familiar había músicos, doradores y pintores), se forma en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en la de San Fernando, además de con Aniceto Marinas y en el taller de su padre. En 1913 viaja a París y entra en contacto con el arte de vanguardia, especialmente con el futurismo. Desde 1918 ejerce como profesor de modelado y vaciado en la Escuela de Artes y Oficios de La Coruña, en La Lonja de Barcelona (1920-1934) y en distintos centros en Madrid (a partir de 1934). Ya en Galicia, pero especialmente en Barcelona, entra en contacto con los principales representantes de la renovación artística española, ejerciendo además un papel clave en la fundación de ADLAN en Madrid. Durante la guerra civil se incorpora a la Junta de Incautación, colaborando en la salvaguarda del patrimonio español. Después del conflicto continúa fomentando la renovación artística ligándose, entre otras iniciativas, a la Escuela de Altamira.

Su producción artística, principalmente escultura de pequeño formato y dibujo, se desarrolla a partir de 1925. Vinculado en un primer momento al Noucentisme y después al Surrealismo, a partir de 1930 se interesa por lo popular y por los objetos de desecho, así como por el arte primitivo y arcaico, pudiendo relacionarse su obra, entre otros, con la de Alberto, Calder, Moore y Arp.

OBRAS EN LA COLECCIÓN

JÓVENES ENTRELAZADAS

Menú