LA FUNDADORA

María Cristina Masaveu Peterson nació en Oviedo el 17 de abril de 1937, empresaria y filántropa, desarrolló una importante labor social a lo largo de su vida. Hija del banquero, industrial y mecenas, Pedro Masaveu Masaveu y de Juj Peterson Sjonell, vio marcada su infancia por la muerte prematura de su madre, lo que provocó que volcara todo su cariño y admiración en la figura de su padre.

De él heredó el sentido de la rectitud, el respeto a las ideas ajenas y a la tradición, una firme convicción en los principios éticos y morales, una apasionada afición por las artes y toda forma de cultura, además de un marcado compromiso y responsabilidad con la sociedad.

Cursó estudios de piano en Oviedo y Madrid, y se relacionó con los escritores, políticos y artistas de vanguardia que, invitados por su padre, pasaban largas temporadas en el Palacio de Hevia. Guardaba un especial recuerdo de Federico Mompou, que aquí compuso, entre otras obras, su oratorio Improperios para voces y orquesta (estrenado en 1963), considerado “el más bello oratorio escrito en España durante esta mitad del siglo XX, y que sólo tiene parangón con el Stabat Mater de Poulenc y la Misa de Stravinsky.

Desde 1964 pasa largas temporadas entre Madrid, Marbella y Castellar del Valles acompañando a su padre en su larga enfermedad hasta su fallecimiento en 1968. Tras su deceso, confía sus responsabilidades empresariales en su hermano Pedro Masaveu Peterson.

Fija alternativamente su residencia entre Londres, Madrid, Barcelona y finalmente Ibiza, donde vive hasta el fallecimiento de su hermano.

Heredera universal de su patrimonio y conocedora de su voluntad, entrega al Principado de Asturias más de 400 obras que constituían la colección personal de Pedro Masaveu Peterson como dación en pago del impuesto de sucesiones, ejecutando así su deseo de vincular las obras de arte de su Colección a Asturias. Hoy este valioso conjunto de obras, se encuentra adscrito al Museo de Bellas Artes de Asturias bajo la denominación de Colección Pedro Masaveu.

María Cristina Masaveu Peterson se reservó para sí la Colección privada de su padre, forjada con el asesoramiento del historiador Enrique Lafuente Ferrari, que dio lugar a la denominada Colección Masaveu, que en la actualidad gestiona la Fundación, a través de su actividad expositiva, de préstamos a museos nacionales e internacionales y su labor editorial, todo ello a fin de dar a conocer uno de los patrimonios artísticos más relevantes de nuestro país.

Como consecuencia de las herencias de su padre y de su hermano, se convirtió en accionista mayoritaria del Grupo de Empresas Masaveu. Consciente de su responsabilidad, regresa a Asturias, y establece su domicilio en el Palacio de Hevia. En su calidad de accionista mayoritaria, leal continuadora de los valores que caracterizaron siempre a la Casa Masaveu y con una custodia celosa de la memoria e identidad familiar, nombra a su primo Elías Masaveu Alonso del Campo presidente y ella asume la vicepresidencia del Grupo Tudela Veguín entonces, ahora Corporación Masaveu S.A., desde donde desempeña sus nuevas responsabilidades, conserva y acrecienta el patrimonio industrial, artístico y financiero del Grupo, dinamiza y moderniza las instalaciones cementeras y apoya la creación de nuevas áreas de negocio, otorgando al grupo un marcado aire de independencia económica y solidez accionarial.

Mujer de su tiempo, abierta a la modernidad, de espíritu liberal, muy culta y sensible, generosa y comprometida con muchas causas sociales, dotada de una penetrante inteligencia emocional y de profundas convicciones, desarrolló toda su vida con discreción, sencillez, y cercanía a los demás.

Partícipe de sus vivencias y emociones, la Fundación que ella creó el 5 de mayo 2006 y que lleva su nombre, es testimonio de su vida y de su compromiso con el Principado de Asturias, España y la sociedad.

Fallece en Oviedo el 14 de noviembre de 2006.

Menú