VICTORIA EUGENIA VEGA SÁNCHEZ

Becada de Excelencia Académica de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson
Convocatorias VIII y IX (2015 - 2017)

Después de veintiséis años me sigue pareciendo más fácil escribir de cualquier cosa que de una misma, y es que año tras año aún nos seguimos conociendo.

En este sentido, haber sido becada por la Fundación Mª Cristina Masaveu me permitió la posibilidad de ofrecerle un camino a mis inquietudes más variadas. 

 Desde pequeña me ha encantado la música, y no recuerdo tardes sin su compañía desde primaria hasta que acabé bachiller. La música era y sigue siendo una de mis pasiones en la vida. Por su sensibilidad, su variable intensidad, y la rápida desconexión y tranquilidad que me da sentarme al piano.

 A lo largo de los años la música que he ido escuchando ha ido cambiando, sumándose música nueva y diferente. Me he dado cuenta de que al igual que me pasa con la música, la interculturalidad, la variedad, en todo, es lo que considero realmente enriquecedor. Cómo conviven las diferentes culturas, los diferentes valores de las personas y maneras de razonar, y cómo eso se nos transmite en el arte, los libros, o el cine, que se han ido convirtiendo en otras de mis grandes aficiones.

 Con el tiempo esto me ha llevado a querer aprender idiomas y viajar, conocer diferentes escenarios, con disparidad de recursos, adaptándote a ellos, de manera que te permitan vivir con perspectiva y poco a poco plantearte cuál es el futuro que quieres vivir y qué estilo de vida quieres seguir.

En mi caso, una vida rodeada de las personas que quiero, un trabajo que me emocione y disfrute, que siempre me ofrezca varios caminos por los que seguir avanzando. Una ciudad que me entusiasme. Una vida activa físicamente, pero tranquila mentalmente. Creo que no se puede pedir más.

 Cuando acabé bachiller empecé Medicina y pronto descubrí otro campo en el que bailaba a gusto mi curiosidad y en el que nunca dejas de hacerte preguntas. Es cierto que combiné varias cosas durante los años de Conservatorio y medicina y todo este camino requirió esfuerzo, constancia, y una gran dedicación, y me alegra decir que siempre estuve acompañada. Tengo la suerte de contar con una familia increíble, y una madre que siempre me enseñó que hay que intentar hacer todas las cosas lo mejor posible y que el resultado es nuestra mejor recompensa. Y que “quien da lo que tiene no está obligado a más”. Siempre he intentado trabajar cada día dando lo mejor de mí y sobre todo, creo que lo más importante es la actitud con la que nos enfrentamos a la vida, al día a día, y las ganas con que lo hacemos.

 Durante los últimos años de medicina otra de mis grandes compañías fue esta beca. Con un poco de imaginación conseguí combinar mis intereses y aficiones, estudiando salud internacional,  viajando, reforzando idiomas, y experimentando otros modos de vida y otras culturas a través del voluntariado.

 Después de estos años puedo decir que esta increíble oportunidad te brinda todas las herramientas para que alimentes tu creatividad e intuición, y te permite tener iniciativa para encontrar y emprender aquello más enriquecedor y provechoso, y finalmente seguir creándote como persona, creciendo. Por eso estoy tan enormemente agradecida. Todas las experiencias que me ha permitido ya forman parte de mí.

PERFIL PROFESIONAL

Victoria Eugenia Vega Sánchez  nació en Oviedo y fue becaria de la Fundación en las convocatorias VIII y IX. Licenciada en Medicina por la Universidad de Oviedo, puesto número 38 de 13.242 en el examen MIR, 2018. Estudios de piano en el Conservatorio Profesional de Música de Oviedo. En la actualidad, realiza su segundo año de residencia de la especialidad Anestesiología y Reanimación en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Menú