Comunicación con fines de promoción cultural de artistas incluidos en la Colección Fundación María Cristina Masaveu Peterson protegidas por derechos de propiedad intelectual. Prohibida su reproducción, total o parcial, ni tratamiento por cualquier medio ni transmisión o cesión de cualquier forma, sin autorización del titular de los derechos sobre las obras.

Hormas de zapatos

FICHA TÉCNICA

Autor: Alberto García-Alix (León, 1956)
Título: Hormas de zapatos
Año: 1997
Técnica: fotografía en gelatina de plata, con baño de selenio sobre papel baritado
Dimensiones: 37 x 36,5 cm

Esta obra fue adquirida por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson durante la celebración en Basilea (Suiza) de la Feria Art Basel 2010, un año después de haber adquirido ya una fotografía de Alberto García-Alix en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO (Madrid) para esta colección. La relación del artista con la FMCMP es importante, y se ha contado también con su experiencia y veteranía para organizar la primera edición de “Miradas de Asturias”, iniciativa de largo recorrido puesta en marcha por la Fundación en 2011 para promover la creación de un conjunto de obras inéditas sobre Asturias y sus gentes, integrado por la visión personal de fotógrafos internacionales de prestigio. La exposición “Patria Querida” de García-Alix fue la primera de dicho proyecto que se organizó y tuvo una trayectoria itinerante que ha sido presentada hasta el momento en salas institucionales de Gijón (Asturias), Madrid, Lisboa (Portugal) y Nueva York (Estados Unidos).

La obra que nos ocupa pertenece a una serie realizada en 1997, parte de la cual se expuso en distintos espacios y galerías europeas y en diversas muestras retrospectivas, como la organizada por el Ministerio de Cultura en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1998, tras la concesión al artista leonés del Premio Nacional de Fotografía. Inspirada en distintas tipologías y elementos relacionados con el mundo del calzado, como metáfora visual de un compendio de modos estéticos, formales y sociales, emplea esa imagen repetitiva de un modelo de zapatos (o, como este caso, de sus hormas) para simbolizar ciertos esquemas conceptuales que albergan sentido antropológico, en ese constante interés de García-Alix por plasmar a los personajes cotidianos mediante retratos o a través de sus vestimentas. Es un diálogo fetichista del artista y el modelo, con objetos de uso cotidiano, aparentemente simples, para componer una imagen realmente contundente. El ritmo y el contraste monocromático de esta pequeña obra extraen belleza de un esquema humilde, bajo la austeridad poética.

Menú