Comunicación con fines de promoción cultural de artistas incluidos en la Colección Fundación María Cristina Masaveu Peterson protegidas por derechos de propiedad intelectual. Prohibida su reproducción, total o parcial, ni tratamiento por cualquier medio ni transmisión o cesión de cualquier forma, sin autorización del titular de los derechos sobre las obras.

Acqua Gasosa I

Autor: Dionisio González  (Gijón, Asturias, 1965)
Título: Acqua Gasosa I
Año: 2008
Técnica: Fotografía siliconada sobre metacrilato.
Dimensiones: 60 x 300 cm
Edición: 5/7

La obra, adquirida por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO 2009 (Madrid), pertenece a la conocida serie fotográfica que el artista asturiano desarrolló a partir de 2003 en distintas ciudades brasileñas, empleando imágenes de las favelas que contrastan la pobreza de esas humildes construcciones con las estructuras que se incorporan digitalmente, mediante el proceso post-fotográfico, y se inspiran en la arquitectura contemporánea. Sin entrar en posicionamientos excesivamente militantes, el artista se posiciona política y críticamente, plasmando esos espacios imposibles que abundan en su obra, esos no-lugares que carecer de la auténtica configuración de espacios, siendo circunstanciales, definidos por nuestro propio paso, sin identidad aparente, porque no es fácil interiorizar sus contenidos.

En las obras de Dionisio González encontramos una sutil armonía entre arquitectura, fotografía y diseño de estructuras que, a menudo, complementa con representaciones de vídeo. Con las nuevas tecnologías digitales aplicadas a la imagen, el artista reinventa situaciones y paisajes suburbanos, envueltos en cierto barroquismo, imágenes recargadas donde objetos y sujetos se amontonan bajo sensaciones de asfixia o exclusión de un mundo que no permite ser dominado. La fotografía está compuesta por tomas de edificios diferentes, retocados según las circunstancias ambientales que se registran a distintas horas del día. Son imágenes nítidas, con un grado técnico magistral, que tienden a la horizontalidad y tratan de evitar la excesiva simetría del conjunto. En esta suerte de análisis del chabolismo se esconden más cosas de las que parecen; los nichos y los huecos, el horror vacui de la composición, un sentimiento trágico y también una ilusión, una fe en el futuro, animando a habitar las construcciones de otra manera, entre el pesimismo acusador y un mensaje de esperanza hacia la globalización.

Menú