ALNORTE 2016

HOME/Agenda/ALNORTE 2016

ALNORTE 2016

Se inaugura la decimoquinta edición de la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, AlNorte, proyecto de ámbito artístico y cultural con el que la Fundación María Cristina Masaveu Peterson colabora desde el mecenazgo. El encuentro generacional en torno al arte de nuestro tiempo cuenta con un amplio programa de actividades que  se desarrollarán entre  29 de septiembre hasta el 8 de octubre, cuatro exposiciones  en Oviedo, Gijón y Avilés con los proyectos que han resultado ganadores en la nueva edición de Becas, mesas redondas, talleres o el certamen “Asturias Plástica”.

Los cuatro ganadores de esta nueva edición son los jóvenes artistas españoles Jacobo Bugarín, Mónica Cofiño, María Muñiz y Sandra Paula Fernández cuyas obras ocuparán, respectivamente, el Centro Niemeyer, el Museo Barjola, el Patio Corintio de la Laboral y la sala Borrón.

JACOBO BUGARIN (Santiago de Compostela, 1983) realizará el proyecto interdisciplinar ‘Ellos quieren zoar [Gamberro, víctima, héroe]’ tomando como punto de partida esta curiosa palabra que habla de llamar la atención, divertirse, flirtear, jugar o pelear y que analiza las posibles tensiones entre los espacios públicos dentro de las ciudades contemporáneas. Su proyecto es un ‘site-specific’ para la sala 2 del Centro Niemeyer, en el edificio de actividades múltiples, y ocupará también parte de la plaza central haciendo reflexionar a los espectadores acerca de la democratización de la arquitectura y la búsqueda de la identidad de los jóvenes, la banalidad o la vulgarización. «Mi proyecto habla, en el fondo, de juventud», dice Jacobo Bugarín. «Desde esa perspectiva pretendo desarrollar su materialización plástica, marcando el territorio con símbolos, iconos, edificios inductores de la acción social colectiva». Europa y América Latina serán aquí lugares para ejercitar la memoria y el compromiso ético generando un complejo montaje que se materializará en dos zonas: una para albergar los objetos y restos de actos sociales del propio Centro Niemeyer y otra, en la sala interior, con fotografías, y piezas audiovisuales que explicarán este diálogo entre el individuo, las multitudes, la comunidad o la autoafirmación de la sociedad de consumo.

MÓNICA COFIÑO  (Barcelona, 1980) bailarina, escenógrafa y ‘performer’ presenta ‘El musical industrial’ en el Museo Barjol de Gijón,  un proyecto que relaciona el tren, la siderurgia asturiana, la danza y las artes visuales coincidiendo con la puesta en marcha de ‘La Casa del Viaje’, nueva sede del festival La Xata la Rifa, que ella misma coordina desde hace cinco años. Desde algunas estaciones de tren hasta la tercera planta del museo gijonés se establecerán enlaces y nexos comunicativos hacia otras localizaciones de la región, creando puntos de comunicación en las redes y una exposición de imágenes y piezas realizadas durante este ‘work in progress’ cuya idea propone un musical dentro del trayecto Gijón-Laviana con una intensa colaboración humana y varias instituciones (el Archivo Histórico de Asturias, el MUMI, el MUSI, la Biblioteca Pérez de Ayala…) para recopilar información y emitir en ‘streaming’ las acciones desarrolladas por La Xata la Rifa en la XV Semana de Arte Contemporáneo. El Museo Barjola vuelve a ser, pues, un punto de encuentro clave para AlNorte y su mirada al resto de Asturias de la mano de esta inquieta creadora y de sus colaboradores, que buscan «lo que sucede en la cotidianidad, lo que irrumpe provocado por la asistencia de diferentes artistas, la propia vida». Una lúcida ventana en directo al movimiento, el presente y el azar que promete fundir lo lúdico con sus actividades colectivas.

MARÍA MUÑIZ  (Gijón, 1984) convierte el Atrio Corintio que da acceso a Laboral Ciudad de la Cultura, en un lugar para el silencio y la reflexión colectiva a partir del diseño, la tecnología y el arte con la instalación de metacrilato, pintura y sistemas electrónicos con “Etere” en la que analiza la supremacía de lo invisible, la materia y la luz compaginando el estudio científico, la idea del universo, la filosofía platónica y la literatura con una pieza tan rotunda como sutil, una suerte de tótem interactivo que se inspira en escritores y artistas como Saint-Exupéry, conscientes de que lo esencial siempre resulta ajeno a nuestros ojos. La obra reaccionará ante la presencia de personas para, si cabe, «liberarnos de una tiranía invisible, dejando surgir en nosotros las claves que revelan el enigma de nuestra identidad con el universo», señala esta joven gijonesa fundadora de Todo Estudio y colaboradora de colectivos como Thr3hold o Ixlxl que apunta hacia «una reflexión poética entre lo material, lo inmaterial y el ser humano como búsqueda de su esencia mística».

SANDRA PAULA FERNÁNDEZ (Oviedo, 1972)  bajo el título  ‘Arte público: la vida no es sólo coser y cantar’, con piezas de pared en distintas versiones y tamaños. Serán, en principio, seis obras realizadas con textos y bordadas en punto de cruz, ya iniciadas hace tiempo por esta artista asturiana residente en Madrid, que tomarán forma y fondo definitivos a partir de la obtención de la beca. Es una línea de investigación que Sandra Paula Fernández está desarrollando en los últimos años para homenajear las labores tradicionales ligadas a lo doméstico y lo femenino, generando un vínculo muy íntimo con el material y la memoria. Pero ‘La vida no es sólo coser y cantar’ no es una exposición al uso, ni un planteamiento complaciente o decorativo;muy al contrario, es un proyecto concebido para poner en entredicho las terribles cargas sexistas que permanecen en la sociedad actual, enfrentándose directamente al problema de la prostitución en nuestro país y la doble moral de nuestro tiempo. «La prostitución es la última forma de esclavitud» afirma Sandra Paula. «Me indigna la doble moral que acompaña a estos temas, por eso, he bordado anuncios publicitarios, mensajes, textos extraídos de páginas web de contactos y otros fragmentos para denunciar que más de cuatro millones de personas son actualmente víctimas de la trata de mujeres en todo el mundo».

Menu